36 AÑOS DEL GOLPE “Los grupos económicos financiaron EL GENOCIDIO” 36 años de la Dictadura Militar. Terrorismo de Estado 300.000 mil desaparecidos.


“Los grupos económicos financiaron el
genocidio”
Ricardo Peidro*
De los 30 mil desaparecidos, el 68 por ciento
eran trabajadores. Se los expulsó de sus puestos
de trabajo acusados de ser elementos subversivos.
El secuestro y asesinato de los mejores
hijos de la clase trabajadora impuso el terror
en sus familias. Desde la Central de los
Trabajadores Argentinos (CTA) denunciamos el
plan concertado por los grandes grupos económicos
y las fuerzas armadas para implementar
el Terrorismo de Estado y el genocidio, que tuvo
como objetivo disciplinar socialmente a la
clase trabajadora e imponer el neoliberalismo
como modelo económico y social. Esos grupos
económicos financiaron y apoyaron a través de
diversas formas el genocidio y el terror como
forma de gobierno. Ford, Mercedes Benz, Ingenio
Ledesma, Astillero Astarsa y Mestrina,
Acindar o Siderca, entre otros, son ejemplos
concretos de esta complicidad que pretendió
desarticular y romper todas las formas de organización
sindical y solidaria.
Sobre la base de la experiencia del campo popular
en este camino recorrido, las nuevas generaciones
deben reivindicar no sólo la entrega
y el sacrificio de los compañeros, sino también
el por qué de los mismos y recuperar la profunda
felicidad que les significaba a las/los militantes
soñar y construir un país justo, libre, soberano
y democrático.
* Secretario de Derechos Humanos, CTA Nacional/
Secretario General Adjunto, Asociación de Agentes
de Propaganda Médica (AAPM-CTA).

El trabajo indelegable de la memoria
Liliana Barela*
El 24 de marzo ha sido durante décadas un día
de lucha por la memoria y en defensa de la democracia
y los derechos humanos. Ahora que
la fecha está incorporada al calendario oficial y
los actos públicos se multiplican: ¿Ganó la memoria
social su batalla por instituir la presencia
del pasado en las nuevas generaciones? ¿O el
tiempo y la repetición, los ritos y monumentos
comenzaron su tarea de vaciar de contenido la
memoria social? No lo sabemos, en realidad
depende de nosotros, de todos nosotros. La
batalla por la memoria no concluye en una placa
recordatoria, ni es una tarea que se pueda
delegar. Se trata de un trabajo constante e indelegable,
de una confrontación conflictiva por
definir, cada vez y desde el presente, el contenido
de la democracia y el significado de los derechos
humanos. En ambos sentidos, todavía
queda mucho por hacer.
* Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos
Aires (Ministerio de Cultura).

RUPTURAS Y CONTINUIDADES
Sandra Carli – Doctora en Educación, Docente e Investigadora EDUCACION
Crimen de lesa humanidad
Adolfo Pérez Esquivel*
Un hecho que duele a la sociedad y que exige
esclarecimiento y castigo a los responsables es el
secuestro y desaparición del testigo Julio López,
de quien, desde hace más de seis meses hasta la
fecha no se tiene noticias de su paradero.
Situación preocupante y dolorosa que pone en
evidencia que remanentes de los grupos de tareas
de la dictadura militar continúan vigentes y que
en su accionar en las sombras buscan paralizar a
través del miedo a testigos y a la población, a fin
de evitar la continuidad de los juicios.
En la resolución del juicio al ex -comisario represor
Etchecolatz, el Tribunal determinó como “genocidio”
los delitos cometidos en la Argentina,
durante la dictadura militar. Esta figura jurídica
marca un hecho trascendente en la jurisprudencia
del país. La “Desaparición Forzada de Personas, es
un delito determinado como “crimen de lesa
humanidad”, que no prescribe en el tiempo y que
la Convención sobre la desaparición forzada de personas
reafirma.
Es necesario recordar que todo gobierno tiene la
responsabilidad de cumplir y hacer cumplir los
derechos humanos amenazados hoy en nuestro
país, en muchas provincias. Es obligación indeclinable
del Estado. Es necesario tener presente que
son los gobiernos los que violan los derechos
humanos y por lo tanto los mismos no pueden ser
juez y parte. Las organizaciones sociales y organismos
de derechos humanos son los controladores
para lograr el cumplimiento de los derechos
sociales.
* Premio Nobel de la Paz, Serpaj.

Deja un comentario