LA INVASIÓN NAPOLEÓNICA EN ESPAÑA.LOS SUCESOS DE LA HISTORIA INTERNA DEL PLATA. Las cinco oportunidades de independencia.LA PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO.

LA INVASIÓN NAPOLEÓNICA EN ESPAÑA.LOS SUCESOS DE LA HISTORIA INTERNA DEL PLATA.
Después de las invasiones inglesas todo se acelera. El pueblo, hasta entonces, una vaga entidad, hace actos de soberanía, el 14 de Agosto de 1806 y el 10 de Febrero de 1807, como la designación del jefe militar en la persona del héroe de la reconquista, el criollo Liniers, que era la personificación de su gloria, mientras cierta fracción del partido español reconocía por cabeza a Martín de Alzaga.
El 10/02/1807, se reúne, la celebre junta de guerra de la ciudad de Baires, y por su composición fue un verdadero cabildo abierto, así se decide la suspensión definitiva de Sobremonte y remitirlo a España, asumiendo el mando político la Real Audiencia, Alsaga afirma, que era necesario no solo expulsar a los ingleses, ya que considera que América es superior a toda Europa, no necesitando nada de ellos, pero ellos si de nosotros, por que su pensamiento es sacarnos el jugo, así vemos que el grupo de Alsaga, se había pronunciado definitivamente por la independencia.
Al ser definitivamente rechazados los ingleses de Baires, en las gloriosas jornadas de la defensa, el grupo de Castelli, fue en busca de una nueva oportunidad.
1809
En tanto, el pueblo español se había levantado contra la invasión francesa, y en todas partes se formaron ejércitos y se constituyeron juntas de gobierno. En Julio de 1808, la Audiencia de Buenos Aires conoció las cédulas de exaltación al trono de Fernando VII y poco después se recibió el pliego en que se anunciaba que Carlos IV había declarado nula su abdicación. Liniers dirigió una proclama al pueblo dando cuenta de los sucesos e invitando al acto de proclamación y jura de Fernando VII. Más la Junta Central que gobernaba en nombre del rey cautivo dictó el 22 de Enero de 1809 la famosa orden real, en que se afirmaba que las colonias eran parte integrante de la Nación y la igualdad entre todas las provincias de la monarquía, y por otro decreto se convocó a Cortes generales con representación supletorio de América, que fueron postergadas para el 11 de Marzo de 1810. En esa forma, la metrópoli buscaba el medio de tener atado a su destino la suerte de las colonias.
El 25 de Mayo y el 16 de Julio de 1809 hubo dos importantes movimientos revolucionarios: uno tuvo por escenario Chuquisaca y el otro estalló en La Paz. El virrey Cisneros, nombrado por la Junta Central en substitución de Liniers, se mostró hábil gobernante. Disolvió la Junta de Montevideo, dejó a los patricios en sus puestos, dictó el decreto sobre comercio y estableció la instrucción primaria obligatoria. Sin embargo, la revolución estaba en el ambiente y los ánimos preparados para servirla.
Cuando se conoció la noticia de la caída de la última junta gobernante en España, Cisneros se hizo cargo de la gravedad de la situación. En tan solemnes momentos, los patriotas procedieron con celeridad y firmeza. Saavedra y Belgrano solicitaron al alcalde Juan José Lezica, que era criollo, la reunión de un cabildo abierto, éste transmitió la petición al Virrey, y alarmado Cisneros convocó una reunión de jefes en la fortaleza, con el objeto de pedirles su adhesión; pero Saavedra manifestó que no debía contar con él ni con los patriotas, pues el gobierno que había dado autoridad al virrey ya no existía. El 20 de Mayo se celebró una reunión de patriotas y se comisionó a Castelli y a Martín Rodríguez para que exigiesen al Virrey la reunión de un cabildo abierto. Cisneros concedió el permiso, celebrándose el día 22 dicho cabildo que votó por la cesación del Virrey.

Las cinco oportunidades de independencia
previas al 25 de mayo de 1810
DESARROLLO DE LAS CINCO OPORTUNIDADES
1°.- Independencia con Beresford, en 1804, con la llegada del coronel irlandés Santiago Florencio Burke al Río de la Plata, en calidad de emisario del primer ministro británico Guillermo Pitt, tuvieron lugar las primeras entrevistas con el grupo de Castelli, que preparo el camino para futuros entendimientos.
Las tropas británicas fueron recibidas en 1806 con júbilo por el grupo de Castelli y los sectores mas notables de la ciudad, veían la oportunidad de sacudirse el decadente régimen español, dominado por el inepto Manuel Godoy, ministro de Carlos IV.
Debemos saber que los sectores más humildes de la población, resistieron desde el primer momento a la invasión, a pesar de la apostasía de la clase dirigente. Afirma José M. Rosa, “las invasiones inglesas, colocaron frente a frente a las dos clases de la población, mientras los humildes peleaban por su tierra y su idiosincrasia, muchos de los principales, habían jurado lealtad al invasor en 1806 y menguado la defensa en 1807”. Dado que Beruti, huye de la ciudad por negarse a atacar a los ingleses, refugiándose en una chacra de Castelli.
Acotamos que por boca de Bernardino Rivadavia, se ve claramente el entendimiento entre Beresford y Castelli. Así Beresford logra reunir todo el partido opuesto a los españoles que ya deseaba la separación de las colonias, Castelli recibe un enviado de este, y lo rechaza imprudentemente produciéndose una ruptura en las relaciones, motivada según Beresford, por la imprudencia y desdén de Castelli.
La decidida actitud de Liniers, con el eficaz apoyo de las milicias y la singular energía de Alsaga, terminaron por desvanecer la esperanza de los partidarios de los ingleses. Esto tiene su colorario en el cabildo abierto del 14/08/1806, al otorgarle a Liniers el mando de las armas, consolidando el poder de las milicias. Según V. Sierra, “la primera invasión inglesa no derroto a la ciudad sino al régimen que la gobernaba”, pero los adictos a Castelli, que conformaban la sociedad masónica formada para tratar la independencia de América, liberan a Beresford, con el fin de no perder la amistad con Inglaterra.
Saturnino Peña, se fuga con Beresford de la prisión de Lujan, rumbo a Inglaterra, para solicitarle ayuda al ministro ingles, al negarse este a hablar sobre la independencia, ya que el solo trata de hostilizar a España en la zona, así Peña regresa al Janeiro.
Saavedra, ubicado en una posición opuesta a los conspiradores los juzga severamente. Este es un hecho que todos presenciamos y se retira al campo, dejando las armas, cuando se acercaba la última invasión, para no entorpecer o privar a su patria de los beneficios que esperaba de aquel Gobierno.
2°.- Independencia con la Carlota, en Enero de 1808 la corte portuguesa se traslada al Brasil, motivado por la invasión napoleónica al territorio Lusitano, estableciéndose en forma definitiva en Río de Janeiro, bajo la protección inglesa. A raíz de la invasión de España, la princesa Carlota Joaquina de Borbón, de estrecho parentesco con la corona española, publica un manifiesto, donde propone que se le confíen los derechos que España tenia en América para su administración y oportunamente regresárselos a la corona. A esos efectos comienza a dar órdenes para el mantenimiento de las mismas.
Paralelo a estos acontecimientos, Napoleón envía al Río de la Plata a su comisionado, el marques de Sassenay para entrevistarse con Liniers quien era el Virrey interino, este elude toda posibilidad de compromiso con el marques, el emisario parte de regreso a su país, pero es detenido en Montevideo por Javier de Elío, quien lo remite a España.
Para complicar las cosas más, el 23/08, desembarca en Baires, el Brigadier, José M. de Goyeneche, criollo, enviado de la junta de Sevilla para asegurar los vínculos con la metrópoli, quien con sus intrigas contribuyo a la separación de los partidos revolucionarios. Elío alentado por este y apoyado por el grupo de Alsaga se insubordina contra Liniers y el 21/09/08, queda a la cabeza de una junta local, independiente de la autoridad de Liniers.
El grupo de Castelli, envía una memoria a la princesa Carlota en septiembre, firmada también por Beruti, Vieytes, N. R. Peña y Belgrano, y redactado por Castelli, fue un verdadero manifiesto de la revolución, en el cual pasa revista a la triste situación de la península, y puntualizan el repudio a la junta de Sevilla y a los ineptos gobernantes del territorio americano. Es de hacer notar que este acercamiento a la princesa, se constituía en un acto de adhesión a la monarquía española y no una mentida fidelidad, para engañar a la representante borbónica.
A raíz de las noticias provenientes de Europa el grupo de Saavedra, se reúne en casa de M. Rodrigues, con Saavedra y otros, se decía que era “para tratar la independencia de esta provincia”, Vieytes invita a Saavedra a participar del proyecto del grupo carlotino, al cual se niega rotundamente.
Un hecho fortuito, como lo fue la alianza entre Inglaterra y España, frente a Napoleón, la princesa Carlota denuncia a R. Peña, y hace detener al enviado de este en Montevideo. Liniers, por su parte, inicia la celebre “causa reservada contra los conspiradores”. A pesar de esto, Castelli no fue procesado.
3°.- Independencia con Alzaga, a fines de 1808, el grupo Castelli queda desplazado y seriamente comprometido en un proceso, con consecuencias no previsibles, Saavedra y sus seguidores, siempre leales a Liniers, seguían a este, quien cumplía con su lealtad no clara a la corona Española. Es en esta oportunidad, entra en escena el grupo de Alsaga, quienes desde las invasiones inglesas se mantenían a la expectativa esperando su oportunidad.
Cada bando, poseía sus propias ideas, Alsaga aspiraba una junta, que debía convertirse centro de un congreso de todos los cabildos del virreinato para declarar la independencia absoluta, mientras Liniers soñaba, con colocar a esta parte de América, bajo la protección Napoleónica. Evidentemente es el grupo de Alsaga el mejor ubicado, y quienes veían con mayor claridad los acontecimientos.
A consecuencia, del enfrentamiento de Liniers con Alsaga, aquel partidario de Bonaparte y este jefe del partido republicano, sumado todo a la abdicación de Carlos IV, concluye que el grupo de Alsaga comienza con los preparativos de la revolución: “el resultado de las nocturnas tenidas, en casa de Alsaga, es de quedar independientes en caso de que la España, experimentase suerte contraria, para lo cual están resueltos a pedir la protección de Inglaterra par sostener la nueva republica”. La fecha proyectada, el 17/10, pero estalla el primero de enero de 1809, la cual fracasa. Los cabecillas de este movimiento estuvieron de acuerdo en que se había dado el primer paso, entonces, como dijo Castelli se ganaba perdiendo, los hechos posteriores mostraron la exactitud de la predicción de Castelli.
En una palabra se propusieron la idea de formar otra España Americana, en al cual ellos y muchos de los que emigrasen desde Europa, continuaran mandando y dominando. Saavedra y su grupo, se opusieron al movimiento y fueron los encargados de reprimirlo. Como hemos dicho los carlotistas, primero, adhieren al movimiento de Alsaga, pero al advertir sus verdaderas intenciones corren en busca de los saavedristas para detener la acción, desde entonces, data la jefatura de Saavedra sobre este grupo, debido a la inoperancia de Liniers.
En una carta del 08/01 de 1809, Belgrano, declara junto a su grupo el gusto de haber jurado obediencia a España y a la Constitución Monárquica.
En los jefes saavedristas, no hubo tal traición, sino una exacta valoración de las circunstancias. No podían adherir a un movimiento que hubiera sido capitalizado exclusivamente por los españoles europeos. Alsaga lo expresa claramente “el primero de enero, no fue una reacción española. Era una revolución, que iba a la independencia, mas pese a los criollos, que en ella intervinieron, su espíritu era español, era promovida por españoles, ellos serian siempre los dirigentes: Alsaga, de acuerdo con Elío, respaldado por el partido peninsular”.
Saavedra, se convierte entonces en árbitro de la situación, ya que sale altamente beneficiado de esta situación, pues toda la fuerza publica queda en poder de los criollos. Además Liniers, como en el caso de los carlotinos inicia contra Alsaga y los suyos, el llamado, “Proceso por tentativa de independencia”, procediendo a la disolución de los regimientos comprometidos.
4°.- Independencia con Liniers, la ciudad estaba dividida en bandos de europeos y criollos, unos y otros con deseos de independencia y ambos vociferando lealtad. Los europeos alegaban en su favor, su origen, y que siendo españoles no podían faltar a su rey, los criollos decían:
¿Quién sostuvo al Virrey el 1° de Enero?
Sin duda estos fueron los jefes de los cuerpos militares, quienes sostuvieron la autoridad del virrey, pero el motivo, no fue por lealtad al soberano, sino por su propia conservación, ya que si los europeos (Alsaga) quedaban a la cabeza del gobierno, siendo estos sus enemigos, correrían riesgos de muerte.
El 25 de Mayo de 1809, se produce una revolución domestica en Chuquisaca, fue importante, dado que llego a las orillas del Plata para enardecer mas los ánimos y el 16 de Julio seria de mayor escala la de La Paz, esta dejo las primeras victimas en el virreinato.
Con estos auspicios, llego, don Baltasar H. de Cisneros, el nuevo virrey al Río de La Plata y a Baires, este fue nombrado por la Junta Central con asiento en Sevilla, esta oportunidad fue aprovechada por los saavedristas para llevar a cabo la tan postergada revolución, esta debía estallar como una resistencia a la autoridad de Cisneros y apoyando a Liniers, opacado héroe de La Reconquista.
Se menciona a Puyrredón como uno de los principales impulsores del proyecto, no olvidemos su excelente actuación en la primera invasión inglesa, a su regreso a Baires, luego de su fuga camino a España como prisionero y el 15 de Junio “intento resistir el ingreso de Cisneros, para que Liniers sostenga el mando” el era amigo cercano de Liniers y Saavedra al igual que estos entre ellos, pero el siempre pensó en la independencia, unido a Liniers.
Belgrano miembro del grupo carlotista, seguía de cerca los acontecimientos y toma contacto con los del proyecto y celebra un encuentro con Saavedra el 11 de Julio, y el 12 se produce una reunión de comandantes, compuesta por Saavedra y otros del grupo.
El proyecto había logrado concitar a los dos grupos revolucionarios más importantes y la adhesión de algunos españoles, esto habría sido un éxito, pero Liniers, quien debía asumir el mando de la revolución, se negó a pesar de la presión ejercida por las fuerzas militares y populares, que asta entonces lo tenia como caudillo.
Cisneros lo convoca desde Montevideo, con el fin de que Liniers le entregue el mando del virreinato, para así ingresar en Baires ejerciendo el poder, este sin resistencia obedeció, a pesar de las manifestaciones populares en contra de su viaje, el resto, inhibidos de actuar aceptaron a Cisneros con la condición de que Elío, no fuera nombrado jefe de las tropas, y que se mantuvieran los regimientos de milicias, bajo el mando actual.
Con la entrada de Cisneros en Baires, siendo Puyrredón, uno de los autores del proyecto y prófugo de la corona, fue detenido en Baires y alojado en el regimiento de Patricios, del cual se fugo con ayuda y partió a Río de Janeiro, regresando luego del 9 de Junio de 1809, luego del estallido definitivo de la revolución.
Cisneros, ingresa a Baires el 29 de Julio, después del levantamiento en La Paz, aprovechando esto, aleja de la capital a varios cuerpos de los regimientos de, patricios y arribeños hacia el norte y otros a Montevideo, Patagones y la frontera, referente a la condición impuesta para el arribo de Cisneros, este nombra al General, R. Huidobro, partidario de Alsaga, comandante General de Armas, este nombramiento demostró la aceptación del Virrey, de la condición antes impuesta por los jefes militares, esto en contra de las expresas instrucciones de la junta Central, ni Liniers fue expatriado como lo habían ordenado, esto produjo que el Cabildo, celoso guardián de la situación, advirtiera al virrey de “cual es la conducta de Saavedra y de los demás comandantes”
Liniers, es desplazado definitivamente de la jefatura del partido de los patricios, Saavedra promete que, una vez que tenga la noticia, de la toma de Sevilla por los franceses, contasen con el, por ser ese el momento mas oportuno, pero los carlotistas mantenían una estrecha vigilancia sobre las armas de Saavedra y por intermedio de Belgrano continuaban con gestiones ante la princesa en el Brasil.
Belgrano en nombre de su grupo, escribe dos cartas a la princesa, manifestándole que debe trasladarse a Baires, rápidamente para hacer valer sus derechos, mientras tanto los seguidores de Alsaga, pensando que Cisneros era su aliado, insistían en al restauración de los cuerpos militares europeos, disueltos luego de la asonada del 1° de enero.
5.- Independencia con Saavedra, a finales de 1809, Napoleón se encontraba en España, triunfando en Gamonal, Tudela y Somosierra, en Diciembre ingresa a Madrid, reponiendo en el trono a su hermano José, por este motivo, La Junta Central, se retira a la isla de León, en Cádiz se decreta su disolución y el 29 de enero de 1810, se constituye el Consejo de Regencia, todo se había perdido, la noticia demora en llegar a Baires asta Mayo, pero en Febrero un suceso predispuso el estallido de la inminente revolución, llega a Baires la noticia de la caída de Gerona, y de las ejecuciones ordenadas por Goyeneche en La Paz, esta violenta represión de los españoles, puso en alerta a los saavedristas.
Conociéndose las ultimas noticias de España, publicadas por la gaceta inglesa del 14 de Mayo de 1810, Cisneros llamo urgentemente a Saavedra y Castelli, los que se encontraban en sus propiedades de San Isidro, a su arribo a Baires se les ordeno contener la revolución a punto de desatarse, el virrey emitió una proclama pacificadora, entre los días 18 y 19 de Mayo, bajo las circunstancias expuestas los conspiradores deciden la revolución y comisionan a Saavedra y a Belgrano, para entrevistar a Juan J. de Lezica, alcalde de primer voto, y envía a Castelli, ante don Julián de Leiva sindico procurador del Ayuntamiento, para solicitarle la separación del virrey y la convocatoria a un Cabildo abierto para elegir un nuevo gobierno, esto no prospera y se resuelve enviar una nueva comisión directamente al virrey para solicitarle una respuesta definitiva, eligiendo para tal fin a, Rodríguez y a Castelli, siempre manteniendo el equilibrio entre los dos grupos conductores del movimiento.
Los comandantes fueron citados al fuerte por el virrey el 20 de Mayo y las tropas fueron acuarteladas, Cisneros inquirió a los jefes militares, “si están resueltos a sostenerme en el mando como lo hicieron en 1809 con Liniers o no…” Saavedra respondió, “Señor, son muy diversas las épocas, en aquella oportunidad existía España, hoy esta bajo el yugo de Napoleón, salvo Cádiz y la isla de León”, ¿esos dos lugares son España? ¿Este inmenso territorio y sus habitantes deben reconocer soberanía en los comerciantes de Cádiz y los pescadores de la isla? ¿Los derechos de la corona de Castilla a las que se incorporaron los territorios de las Américas han recaído solo en los dos lugares nombrados anteriormente (Cádiz y León)? Saavedra aclarando su posición dijo “no señor, no correremos la misma suerte de España ni ser dominados por los franceses, hemos resuelto reasumir nuestros derechos y conservarnos por nosotros mismos, por lo tanto rota la cadena de mando entre las partes, no cuente con las fuerzas bajo mi mando para sostenerse en ella”.
Por la mañana, la presencia de, “La Legión Infernal” (Castelli) y los “Patricios” (Saavedra) en la Plaza Mayor, todos bien armados, actuaron como grupo de presión para que Cisneros autorice la reunión de una asamblea, con el solo fin de dilatar su cesación inmediata en el mando, el 21 de Mayo, el excelentísimo Cabildo, envío dos diputados al virrey para comunicarle de forma escrita los motivos que había para que este abdicara el mando en el excelentísimo Cabildo y que el pueblo así lo pedía, respondiendo, “que se hiciera un congreso general o cabildo publico, para que a trabes de la pluralidad de votos, decidirá la entrega del mando o no, cuya facultad y permiso para hacer dicho congreso daba el excelentísimo Cabildo”.
Debemos aclarar que los revolucionarios habían pedido cabildo, para ellos elegir el nuevo gobierno, luego de que el Cabildo en sesión ordinaria destituyera al virrey, no obstante se prestaron a esta instancia, para evitar la violencia, seguros del triunfo definitivo, queda claro que el grupo de Saavedra había asumido la conducción del proceso revolucionario, dispuestos a llevarlo asta las ultimas consecuencias, siendo secundado con eficacia por Castelli y su grupo, habiendo aceptado la autoridad del caudillo popular.

LA ESTRATEGIA DE LOS GRUPOS
El 22 de Mayo, tuvo lugar el magno acontecimiento, a Castelli le toco una de sus mas importantes actuaciones al pronunciar, el mas encendido y sólido discurso del día, “Nombrado por los Patricios para su alegato” (Castelli, poseía una elocuencia cautivante que arrastraba a la multitud), además es comentado por muchos, que, “era un orador destinado a alucinar a los concurrentes”.
Como es sabido, Castelli sostuvo en esa emergencia la doctrina de la “reversión de los derechos de la Soberanía del pueblo de Buenos Aires por ausencia del monarca”, sostenida por el jesuita, Francisco Suárez y, en general, por los teólogos y juristas españoles desde el siglo XVI al XVIII; que fue el argumento jurídico fundamental de la revolución. A tal punto que el fiscal Villota, que sucedió a Castelli en la exposición, no pudo menos que admitir el fundamento de la soberanía sostenido por los revolucionarios.
Es importante e interesante conocer como se efectuó la votación y como los revolucionarios lograron hábilmente volcar esta a su favor, debemos saber que el oficial, teniente general de marina, P. R. Huidobro era la más alta jerarquía militar del virreinato y fue ejemplo y aliento de muchos, pues voto en segundo lugar contra el virrey, el primero fue el Obispo Lué, así Huidobro, subyugo a 21 oficiales sumando 22 moderados, los restantes 28, apoyaron la revolución, por ese motivo Cisneros informa a la corona así, sobre Huidobro “que obro, mas atento a su ambición que al servicio de V. M.”, y dentro de la facción revolucionaria, el voto mas seguido fue el de Saavedra.
El grupo mas numeroso y mas importante que se suma a Saavedra, con la calidad del voto del sindico, es el de Martin Rodríguez; arrastra a ciertos civiles, anteriormente querellados, por eso aparecen dos hombres cooperantes indirectos del saavedrismo, siendo toda una revelación, Moreno y Rivadavia.
Martín Rodríguez, logra incluir muchos hombres indecisos por la falta de cohesión del núcleo y este pronto quedara disgregado, así aparece la imposición de cooperar en el momento critico. Es importante destacar que Castelli voto como Saavedra, confiando igual en la votación popular y no en el Cabildo, para la elección del nuevo gobierno varios adictos al partido carlotino, como French, Beruti, Belgrano y otros, votaron como Saavedra.
Asimismo, es preciso aclarar el sentido de los votos de Huiodobro y Saavedra: “Ambas opiniones coinciden en que el Cabildo se hiciera cargo interinamente del gobierno del virreinato, con facilidades de nombrar posteriormente un junta; pero mientras Huidobro reconoce en el Cabildo ese derecho originariamente como representativo del pueblo para ejercerla, Saavedra lo entiende como delegación especialísima conferida por el Cabildo Abierto y no por atribución propia, concepto contenido en la frase, que no quede duda de que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando, con lo cual deja bien entendido que la autoridad que debía resumir el Ayuntamiento, lo era por voluntad expresa y directa del pueblo, manifestada en ese acto”.
La estrategia de los revolucionarios, basada en la promoción circunstancial y ficticia de un tercer partido, integrado en su mayoría por los oficiales españoles no comprometidos con el movimiento, pero respetando la jerarquía militar de Huidobro, a estos se los denomino “Conciliador o Moderado”, la formación de este fue una hábil maniobra política para quebrar la oposición al movimiento arrastrando la opinión independiente a favor de la deposición del virrey, el citado partido o movimiento, nació y feneció en ese momento. Esto sucedió el 22 de Mayo en asamblea popular, el partido metropolitano estaba a favor del virrey y “el Partido Conciliador o Moderado”, no obediente a la influencia de los Alcaldes y Regidores Municipales, apoyados por Huidobro, este partido también arrastra patriotas como, F. Chiclana, N. R. Peña, Vieytes y otros. La mayoría del partido patriota, estaba solo por la dimisión del virrey, a su vez estaba dividido en dos fracciones:
Los que delegaban en el Cabildo la facultad de organizar el nuevo gobierno.-
Los que deseaban que él fuese el resultado de una votación popular.-
Don C. de Saavedra, era una de las cabezas visibles de la revolución, estaba con el primero, y Castelli y otros ciudadanos, mas fogosos o mas previsores estaban con el segundo.
Debemos distinguir, cual fue la diferencia entre los partidos extremos y el conciliador o moderador, los que apoyan al virrey, quieren que este continuara y solo subsidiariamente admiten otra solución, Ej. Lo que aconseje el Cabildo.-
Los moderados quieren la destitución del virrey sin más y quieren que el Cabildo asuma el mando y designe al nuevo gobierno como representante legal del pueblo.-
Los revolucionarios, quieren la destitución del virrey, admitiendo la intervención del Cabildo, pero dejando constancia de que el verdadero soberano es el pueblo, de modo que el Cabildo, al designar un nuevo gobierno debe tener en cuenta la voluntad de este y actuar como representante voluntario del pueblo (voto de Saavedra).
La elección del nuevo gobierno debe hacerla el pueblo directamente, este convocado por el Cabildo (voto de Castelli). Antes de continuar, debemos conocer la posición de Alsaga, el no quiso asistir por estar arrestado, a pesar de ser invitado por los patricios, recordemos que Cisneros ordeno su detención la que cumplía en su domicilio, los saavedristas quisieron incorporarlo el 22 de Mayo pero este se negó a secundar la iniciativa, en cuanto a los miembros de ese grupo sin conductor, ellos adoptaron diferentes posiciones. Dejaremos en claro que Moreno paso inadvertido en su escaño, pero tanto Castelli como J. J. Passo, se debe la gloria del convencimiento a favor de los Derechos del Pueblo en aquella crisis verdaderamente critica.

LA PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO
De los cinco grupos sociales, denominados:
Los funcionarios.-
Los sacerdotes.-
Los vecinos de mayor categoría.-
Los militares criollos.-
Los intelectuales burgueses.-
Solamente uno se opone a la revolución, este era el constituido por la administración real, los funcionarios y magistrados; el “Partido Metropolitano Cisnerista”, no siendo otro que el viejo “Partido Sobremontista”, de estos cinco grupos saldrá, la junta nombrada por el Cabildo el 24 de Mayo, que era a la vez corporativa y estamental, siendo constituida por los representantes mas destacados de cada fuerza social, a saber:
o Cisneros, era el primer funcionario.-
o Castelli, vocero de los intelectuales.-
o Saavedra, el jefe militar mas prestigioso.-
o Solá, cura de la parroquia de Montserrat, dirigente de la facción moderada.-
o Inchaurregui, comerciante y antiguo miembro del Cabildo.-
El 24 de Mayo, el Cabildo había constituido la junta provisional, para elegir al nuevo gobierno, esta era presidida por Cisneros y Solá, “cuya junta a de presidir el señor Virrey con voto en ella, manteniendo todas sus prerrogativas, mientras se elige la Junta general del Virreinato”, de los cinco nombrados, solo Inchaurregui, era europeo, y había votado por la deposición del virrey.
Se debe desvirtuar la versión de que en la Junta del 24 había una mayoría de europeos, ya que no se trataba de un enfrentamiento entre, estos y los Americanos, sino entre revolucionarios y contrarrevolucionarios. Ese mismo día jura la nueva Junta de gobierno, fue un paso importante para los revolucionarios, indudablemente era un progreso sobre la situación anterior, que a pesar de ser presidida por Cisneros, su autoridad no emanaba de España, sino del pueblo de Baires, siendo este en realidad, “el primer gobierno autónomo”, consentido por los revolucionarios, esto es evidente ya que en la Junta estaban, Castelli y Saavedra, los jefes revolucionarios mas importantes y dos del partido moderado, que habían votado por la destitución del virrey, o sea Solá e Inchaurregui y Cisneros del “Partido Metropolitano”, recordemos que el grupo de Alzaga quedo fuera, al igual que Huidobro, del efímero “partido conciliador”.
Pero queda claro que esta Junta, era fruto de la conciliación, significando un triunfo revolucionario Saavedra afirmo luego, “que podía haber sido el presidente de la misma, pero, introdujo al virrey”. Los acontecimientos, parecían demostrar que el pueblo estaba conforme y los españoles se felicitaron, por ver al virrey como la autoridad. Siendo diferente la sensación, en la reunión, en el domicilio de Peña, esa noche se analizo el carácter de los elegidos y se descubrió el origen de la candidatura de Cisneros, llegando, a la siguiente conclusión, Solá e Inchaurregui, eran manejables sin oponerse a la política del presidente, y se dudaba de Saavedra por el influjo de un jefe superior, y solo se estaba seguro de la postura de Castelli, la situación era frágil y la inestabilidad flotaba en el ambiente, los oficiales Patricios estaban dispuestos a deshacer la Junta y nombrar a Saavedra presidente, durante la noche el pueblo se hizo presente en el cuartel de Patricios, habiéndose constituido en conferencia permanente junto a los militares, discurriendo con ardorosa irritación sobre los medios para encaminar la situación asía un desenlace definitivo, muchos brazos y armas se alzaban, para sin mas miramientos se reparase el engaño sufrido, por cierto los revolucionarios no estaban conformes con que Cisneros mantuviese, no el poder político, sino lo mas importante, el mando de las tropas, pese a la aprobación de Saavedra y Castelli, los principales caudillos, “exigiendo que sea Saavedra, tome el mando de las mismas”, pero, ante la resistencia de Cisneros, formar una nueva junta.
Castelli se encargo de comunicarle a Cisneros, en la primera reunión de la Junta, que una parte del pueblo no quiere que V. S. se encuentre al mando de las tropas pidiendo su separación inmediata, hay peligro de conmoción, entre los oficiales de Patricios y paisanos. Siendo esto corroborado por lo asentado en el libro de Acuerdos por los miembros del Cabildo, “en el primer acto que ejerce esta Junta Gubernativa ha sido informada por dos de sus vocales (Saavedra y Castelli) de la agitación en que se halla una parte del pueblo por razón de no haberse excluido al excelentísimo señor vocal presidente del mando de las armas” y en la pagina siguiente agregan “en estas circunstancias concurrió multitud de gentes a los corredores de las casas capitulares y algunos individuos en clase de diputados previo el competente permiso, se apersonaron a la sala exponiendo que el pueblo se halla disgustado y en conmoción; que de ninguna manera se conformaba con la elección de presidente vocal de la Junta hecha en el Excelentísimo Señor don Baltasar Hidalgo de Cisneros, y mucho menos con que estuviese a su cargo el mando de las armas”.
La noche del 24, Saavedra y Castelli informan a la Junta de la agitación del pueblo por la no separación absoluta de Cisneros del mando, pero mas el haberle dejado el de las armas, este es el verdadero motivo de la disolución de esta Junta, los revolucionarios podían compartir el mando político pero el militar no. Por ese motivo, a las 10 de la noche, la citada Junta renunciaba en pleno, su duración fue efímera.
1810
El 25 de Mayo: Al conocerse el 24 de Mayo la constitución de la junta, el pueblo expresó su descontento. Los patriotas se reunieron en casa de Rodríguez Peña con el ánimo resuelto de levantarse en armas. Por la noche, Saavedra y Castelli se presentaron a Cisneros, quien firmó la renuncia y lo mismo hicieron los demás miembros de la junta.
Al día siguiente, en la fecha simbólica del 25 de Mayo, el cabildo reunido aceptó las renuncias. Una delegación presentó una petición escrita, en la que se expresaba que la voluntad popular quería el triunfo de la lista compuesta por Cornelio Saavedra, Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Domingo Azcuénaga, Juan José Alberti, Domingo Matheu, Juan Larrea, Juan José Paso y Mariano Moreno. La lista estaba firmada por un número considerable de vecinos, además de religiosos, comandantes y oficiales de los cuerpos. Esta fue la primera Junta de Gobierno argentina.

Esta entrada fue publicada en Decaimiento del Vireynato y El Proceso Revolucionario. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA INVASIÓN NAPOLEÓNICA EN ESPAÑA.LOS SUCESOS DE LA HISTORIA INTERNA DEL PLATA. Las cinco oportunidades de independencia.LA PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO.

  1. abril dijo:

    gracias esto me salvo la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>