LA EVOLUCIÓN DE LAS IDEAS POLITICAS EN EL MUNDO DESDE 1789 HASTA EL SIGLO XX. Revolución Francesa. Liberalismo. Socialismo democratico. Conservadurismo.


LA EVOLUCIÓN DE LAS IDEAS EN EL MUNDO DESDE 1789 HASTA EL SIGLO XX

La revolución francesa marca una ruptura en las ideas y tiene una trayectoria a nivel mundial y sus efectos se expandieron por todo el mundo. Se llegó a través del cambio progresivo de varios siglos.
Diferentes hechos generan un cambio de mentalidad en el mundo: la caída del imperio romano de Oriente, el descubrimiento de América, con la inmensa aventura de la Conquista Española, la Imprenta, la formación de los Estados Nacionales con la caída del poder de los señores feudales , de la descentralización del poder a la centralización del poder, como también, la reactivación del mercado, el pasaje progresivo de la economía de auto subsistencia a la economía de mercado, con el surgimiento de una burguesía naciente, y el pacto entre esta y los reyes, para unificar de ese modo el estado, con un solo ejército, con un solo rey absoluto, y una seguridad para el comercio con unificación de aduanas y seguridad en el tránsito comercial. Todos estos cambios, generaron un resurgimiento del hombre como protagonista, dejaba la era teocéntrica, en la cual, todo estaba matizado por lo religioso, por una era antropocéntrica, en la cual, la razón llevaría al hombre a la verdad y a su evolución, así es, como después surge el Iluminismo como fe en la razón para solucionar los inconvenientes humanos.
El mismo resurgimiento de las ideas(protestantismo, Locke, Rousseau, Hobbes) hizo que se cuestionaran los modelos existentes y el análisis de la realidad según la Santa Iglesia Católica y, la idea del absolutismo Monárquico, en el cual, el poder del rey surgía de Dios. Las ideas contractualistas se oponían a este orden de las cosas, ya que el estado, según ellos, surge de la voluntad libre de los hombres, es decir, que el poder reside en el pueblo, en el cual delega su poder a un representante.
El concepto de soberanía popular y de igualdad entre los hombres, derrumbaba todo el sistema político de la monarquía absolutista de derecho divino y también a su Iglesia. Surgiendo una nueva concepción del Hombre, en donde el mismo, posee derechos naturales inalienables: los Derechos del Hombre y del ciudadano, la Igualdad ante la Ley, la eliminación de los privilegios de clase noble y sus fueros personales, típica sociedad jerárquica estamental que los seguían conservando de la época feudal.
No hay que dejar de remarcar, sin embargo, que este cambio de ideas viene acompañado también de un cambio económico en la sociedad y, que la burguesía se estaba convirtiendo, de a poco, en la clase con más alto poder económico, que manejaba los nuevos sectores económicos, bancos, finanzas, la manufactura, siendo que las monarquías estaban endeudadas( para hacer sus grandes guerras) con los grandes financistas Ingleses y Holandeses (monarquía Española y Francesa, principalmente). En Inglaterra había surgido la primera revolución Industrial, que generó un cambio sustancial en la forma de vida de la gente, imponiendo así en los años posteriores un nuevo sistema económico capitalista liberal. Todo este orden de cosas, era el que giraba en tiempos de la revolución Francesa, en el cual se plasmaron todos los ideales que habían surgido en ese siglo y en el anterior, contra los privilegios de las clases nobles, marcando un quiebre, en donde se ve plasmado todos estos ideales teóricos a la realidad, en donde se pasa de un Monarca de Derecho Divino a una nación con Individuos Libres e Iguales, de una sociedad jerárquica , a leyes que proclaman la igualdad de clases y eliminación de los privilegios de sangre, de los fueros personales para cada estamento a la igualdad ante la ley para todos, del monarca absoluto de poder centralizado a la idea de imponer una división de poderes, la idea de desigualdad natural a la idea de igualdad natural , además de la libertad de expresión de culto, de educación, la secularización de los colegios y universidades, cambio en las leyes de sucesión eliminando el mayorazgo. Aunque el periodo revolucionario duró poco tiempo y pronto fue desmantelado, dejó su impronta de principios que nunca más el poder pudo evitarla a la hora de gobernar.

En torno a la revolución francesa surgen tres corrientes ideológicas:
1)Liberalismo: idea de la igualdad y la libertad de las personas, los derechos civiles amplios, característica de la clase burguesa, pero los derechos políticos restringidos, voto de los propietarios, no votan los pobres. Se proponen un liberalismo desde lo económico conforme a sus intereses, no intervención del estado en el mercado; es decir, que este grupo fue de izquierda al principio, en épocas de la revolución, pero luego trató de conservar sus privilegios convirtiéndose a la Derecha. Después va a surgir 1)a) el Liberalismo de izquierda que busca ampliar los derechos a la rama política, buscando la igualdad del voto y el sufragio universal, representatividad para que se pueda ir cambiando las desigualdades sociales e intervención estatal.
2)Socialismo democrático: representante de la clase trabajadora, la que después , con la evolución de la revolución industrial, se formará una clase de proletarios industriales .Va a pedir llevar el liberalismo a la práctica, la igualdad real no solamente ante la ley, la intervención del estado para paliar las desigualdades entre el empresario y el trabajador. Producto de este movimiento, que luego se agrupa en sindicatos y partidos políticos, son los Derechos Sociales, previsionales, laborales y de Seguridad social. Pensamiento netamente de izquierda, tendiente a crear nuevas instituciones y leyes para modificar las desigualdades artificialmente creadas.
3)Conservadurismo: Aquí es donde empezamos a hablar de lo que representa realmente la derecha en tiempos de la Revolución Francesa. Es uno de los pensamientos de la Derecha a nivel mundial como reacción a la Revolución Francesa, en búsqueda de volver al orden existente anterior, la sociedad jerárquica de estamentos y sus privilegios.
“La escuela contrarrevolucionaria” en la cual, partiendo de la convergencia de principios filosóficos, sociales y políticos en diferentes autores posteriores a la revolución francesa, se pretende asimismo encontrar una común línea de pensamiento. En tal escuela, vemos incluir a Joseph de Maistre, Louis de Bonald, Edmund Burke, Vázquez de Mella y a Donoso Cortés.
Tres vertientes europeas, de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX: la inglesa, expuesta por Edmund Burke, la francesa difundida por Bonald y De Maistre, y la española, a través del pensamiento de Juan Donoso Cortés.
Es el conservadurismo, un fiel pensamiento de derecha, tomando siempre el análisis de Bobbio sobre derecha e izquierda, pero es difícil soslayar, a qué pertenece el pensamiento liberal como representación de la clase burguesa y no como realmente lo expresaron pensadores como Russeau. Los liberales limitaron los derechos políticos y sociales limitándose solo a aplicar en la práctica los derechos civiles, ciertamente al no haber igualdad de voto, es decir 1 voto, una persona, no fueron pensamientos demócratas, tampoco parecieron preocuparse por las desigualdades sociales que estaba generando su sistema político y económico. Ahora bien, en relación con el régimen anterior, se creó una igualdad mayor, ya que surgieron las libertades civiles y los derechos del hombre, límite contra el poder de quienes gobiernan.
Creo que es importante señalar, desde mi punto de vista, que en esta etapa de la historia y más en Francia, el cambio desarrollado por la burguesía liberal, por más que hayan sido los derechos desde el punto de vista formal, la convierte en una clase revolucionaria que perteneció en su momento y, dentro de nuestro estudio, al de la izquierda, porque proporcionó una evolución en los derechos y generó mayor igualdad, pero hay que considerar, que una vez que obtuvo el poder político y rompió con el antiguo sistema feudal, se convirtió en clase conservadora, y trató de asegurarse sus privilegios sociales y así su capital por sobre la clase trabajadora.

Autor: Damian G Villa Abrille Abogado (UBA)

Deja un comentario