Democracia en Argentina?. “ Clientelismo o Asistencialismo” Deben votar los que son subvencionados por el estado?. Habrá que volver al voto calificado?


Democracia en Argentina. “ Clientelismo o Asistencialismo” Deben votar los que son subvencionados por el estado?. Habrá que volver al voto calificado?

En la nación , dentro de la sección carta de lectores, muy seleccionadas ya que he mandado varias y a mi no me las publican, se encuentran una que lo que propone es volver 100 años atrás , al voto calificado, lo que dice es increible:

Señor Director:

“Sugiero a los señores legisladores impulsar una reforma de la Constitución que consista en la eliminación temporal, en tiempo de elecciones, de todos aquellos votantes que estuvieran cobrando algún tipo de asistencia económica o plan, ya que esos votos están de hecho condicionados. Si queremos una verdadera democracia, ésta no debe ser pasible de ninguna alteración; el clientelismo es la peor de todas.”

Jorge H. Lista
DNI 4.357.357

Y otra vez tenemos que coincidir con el matutino que no defrauda: esto de que voten los que reciben cualquier tipo de asistencia económica debilita nuestra democracia. Pero como Jorge no fue tan claro, detallemos un poco a quiénes tenemos que dejar afuera del derecho al voto para evitar la democracia débil:

-A los que cobren un plan trabajar o similar.

-A los que reciben la asignación por hijo.

-A los beneficiarios de los planes de vivienda.

-A los que se benefician con los subsidios al transporte que les permite viajar barato. Esto abarca tanto al tren como al colectivo,( Chicos , Hombres y Mujeres bien : Ustedes también usan estos servicios)

-A los empleados en empresas como la General Motors cuyos salarios son en parte subsidiados.

-A los que reciben subsidio en electricidad y gas. ( Los negros de mierda no usan esos servicios ya que la mayoría usa garrafa , (gente “bien” nosotros usamos este servicio)

-A los que compran productos acordados con el gobierno tales como el asado a menor valor

-A los que cobran una jubilación.

-A los que reciben el clientelista 5% del iva por utilizar tarjeta de débito.

-Los periodistas y empresarios que trabajen en medios que reciben pauta oficial.
– Las personas que cobran una beca estudiantil,

– Se podría agregar a todos los productores rurales que reciben exenciones impositivas, subsidios directos, rebaja en créditos, porque llueve mucho/poco o las vacas los miran feo.

– Igualmente a los industriales que se radican en zonas de promoción regional, a los becarios nacionales del Conicet, a los cineastas que reciben créditos del Instituto del Cine.

– Podríamos excluir del voto a los que hayan ido a la escuela, incluso la privada porque es subsidiada. A los que reciban de su obra social cualquier medicamento subsidiado.

– los que asisten a una iglesia católica, ya que también esta subvencionada.
De esta manera seremos una República hecha y derecha y el voto será verdaderamente libre. El único problema sería qué hacemos con la gran mayoría de seres humanos que, a diferencia de los ciudadanos, no podrían votar y tendrían igualmente que obedecer las leyes que emanen de la minoría libre que efectívamente tendrá el derecho al voto. Quizás -tal y como había planteado el marido de una lectora autora de otra carta de la colección- sea una mejor alternativa el voto calificado ya que el ciudadano de Quebracho no puede calificar igual que uno que trabaja, estudia y paga impuestos.

Deja un comentario